Te enseñamos a reparar un grifo que gotea con estos cinco pasos

Uno de los problemas más comunes y afortunadamente sencillos de solucionar que suelen presentarse en los cuartos de baño del hogar son las típicas goteras de los grifos, las cuales dado a su elevada frecuencia muchas personas han llegado a pensar que es normal que el grifo pierda una cantidad baja de agua, sin embargo, debemos recordar que este es un problema que, aunque sea de menor magnitud, debe ser solucionado.

No tendrás que pagar el coste de la mano de obra de un profesional especializado en la fontanería para que el grifo problemático de tu hogar deje de gotear, ya que te explicaremos en los siguientes párrafos un sencillo método conformado por cinco pasos fundamentales para arreglar este problema de forma oportuna, rápida y sencilla.

¿Porque se presentan fugas en los grifos?

La gran pregunta que se realizan muchas personas es cuál es el desencadenante que provoca que de repente el grifo del baño o del fregadero comience a gotear. El principal factor que genera la gotera del grifo es el deterioro progresivo del mismo, puesto que este elemento funciona durante las 24 horas del día y todos los días del año, por lo que resulta esperable que luego de cierto periodo se presenten fallos en los mismos.

Los daños ocasionados por el deterioro del grifo pueden ser atenuados logrando resolver la gotera del grifo, de esta forma es posible ahorrarse el importante gasto de dinero que representa la compra de un nuevo modelo de grifo.

Tipos de grifos

Para saber como reparar un grifo en particular primeramente debemos conocer qué tipo de grifo se pretende reparar, ya que de lo contrario se pueden cometer errores durante la reparación puesto que cada modelo posee sus respectivas características y peculiaridades.

Los principales modelos grifos que puedes encontrar en el mercado son los siguientes:

  1. Individuales: Son los grifos mas convencionales que se comercializan en el mercado. Estos cuentan con una única y principal corriente de agua, por lo que no es posible utilizar dos tipos de agua térmicamente diferentes en este tipo de grifo.
  2. Monoblocks: El grifo más utilizado en la gran mayoría de los hogares son los monoblocks, ya que estos modelos cuentan con dos mandos o corrientes de agua separadas, por lo que pueden ofrecerle al usuario agua caliente o agua fría dependiendo de la llave que sea abierta.
  3. Monomandos: Los grifos monomandos funcionan a modo de válvula la cual, dependiendo si es dispuesta hacia la derecha o a la izquierda le brindara al usuario un tipo de temperatura de agua en particular. Son ampliamente instalados en las duchas.
  4. Grifos con mezclador termostático: Es el modelo más avanzado y moderno del mercado de los grifos, ya que cuentan con un par de llaves o válvulas, las cuales poseen funciones especializadas. Una de las válvulas o mando se encarga de regular la temperatura del agua con precisión realizando variaciones detalladas de los grados de temperatura. El otro mando le brinda la posibilidad al usuario de disponer del caudal de agua que desee.

Pasos infalibles para reparar un grifo con gotera:

Independientemente de que el grifo que deseas reparar sea del lavabo, el fregadero, del jardín o de cualquier otro elemento o lugar del hogar, te recomendamos que sigas los siguientes párrafos para solventar las goteras de dichos grifos de manera sencilla y rápida.

  1. Cerrar el paso del agua: Al igual que otras reparaciones o modificaciones que se lleven a cabo en las instalaciones de agua, siempre es preciso que antes de efectuar cualquier tipo de procedimiento se cierre la llave que regula el paso de agua, ya sea la llave principal del hogar o la llave del cuarto de baño.

 

  1. Desinstalar el grifo: Luego de haber efectuado la precaución previamente mencionado, debemos proceder con el desmontaje del grifo. Iniciaremos despojando al grifo de los embellecedores con las herramientas apropiadas.

 

Luego de haber retirado los embellecedores, corresponderá concluir con esta desinstalación del cuerpo de grifo mediante una llave inglesa con la cual desajustaremos las roscas que unen al grifo al lavabo o fregadero.

Al desmontar por completo el grifo nos encontraremos con una pieza de caucho o goma conocida como la “zapata” la cual se encarga de crear el sellado impermeable del grifo que evita las goteras, por ello, la avería de este elemento puede ser la causante del problema.

  1. Analizar el inconveniente: Como hemos comentado anteriormente, uno de los problemas más comunes de los grifos radica en la junta de goma llamada “zapata”. Sin embargo, dependiendo del estado y las condiciones en las que se encuentre esta pieza, la reparación será diferente.

 

En el caso de que la junta se encuentre destruida o completamente rota lo recomendable seria reemplazar la misma por un recambio que posea las mismas medidas.

Si la junta esta simplemente deteriorada, pero se mantiene indemne, muy probablemente la misma este próxima a romperse por lo que también tendremos que cambiarla.

Un hallazgo muy frecuente es que la junta no este rota ni visiblemente deteriorada, pero que posea un nivel de suciedad importante por la acumulación de residuos. En este tipo de circunstancia bastara con realizar una limpieza de la misma para resolver la gotera.

 

  1. Reinstalar el grifo: Luego de decidir que procedimiento realizaras dependiendo del estado de la junta, es decir, si simplemente limpiaras la zapata o si sustituirás la misma por un nuevo modelo, deberás finalizar la reparación instalando nuevamente el grifo teniendo en cuenta que deberás colocar con firmeza los pernos y demás elementos de sujeción para garantizar que la reparación del grifo sea exitosa.

 

  1. Comprobar la reparación: Una vez instalado el cuerpo o la estructura del grifo te recomendamos que no procedas con el montaje de los embellecedores hasta que realices una prueba comprobatoria que te permita saber si la gotera ha sido resuelta. Evalúa el grifo cerrado por un par de minutos u horas y luego de comprobar que la gotera a desaparecido podemos incorporar nuevamente los embellecedores y dar por finalizado la reparación.

Siguiendo estos sencillos y elementales pasos podrás disfrutar nuevamente de un grifo que te brinde el caudal de agua que necesitas y que al cerrarlo no posea ningún tipo de fuga o escape de agua. En el supuesto de que los procedimientos anteriormente necesarios no hayan sido suficientes para hacer que el grifo deje de gotear, es probable que el problema sea de mayor magnitud y tendremos que evaluar la posibilidad de cambiar el grifo por un nuevo ejemplar.