Qué y cuánto es una pulgada en fontanería

Para la realización de trabajos de fontanerías, se requiere tener conocimiento de ciertas medidas; no para complicarse al momento de ejecutar alguna medición sino que es práctico y seguro hacerlo de esa manera. En obras de fontanería, una de esas medidas con más utilidad es la unidad de pulgada.

En tiempos pasados, para medir en pulgadas se utilizaba la primera falange del dedo pulgar; sin embargo, esta medida no era exacta porque no todos los pulgares son iguales convirtiéndose en una medición imprecisa. Tiempo después, se empezó a tomar como referencia la medida inglesa, aunque estaba la española la cual medía menos que la inglesa, es decir, 23.22 milímetros para ser precisos.

De esta forma, se suele indicar que una pulgada equivale a 25.4 milímetros porque el sistema métrico decimal se vino a implantar en España fue en la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, también existen algunos países como Estados Unidos donde esta medida en pulgadas no se implementa, sino que utiliza medidas como pie, yardas o millas. Actualmente, se ha generalizado el uso del sistema métrico, pero no se deja atrás la utilización de las pulgadas, a pesar de ser una medida muy antigua.

Adentrándonos en el tema de la fontanería, la medida de pulgadas está muy vigente en este tipo de trabajos, debido a que los fontaneros la utilizan al referirse a objetos o elementos de diferentes diámetros. Por ello, es necesario tener presente que esta medida se emplea en tuberías cuya medida interior sea de 25.4 milímetros. Ejemplo de esto es que un fontanero puede referirse a una rosca de 1 pulgada a pesar de que su real medida es de 33 milímetros, y lo hace de esta forma porque la relaciona con una tubería que ciertamente mide 25.4 milímetros.

De esta manera, se deben utilizar aquellos materiales que se ajusten a nuestras necesidades, porque la medida de pulgadas fue empleada en el pasado cuando las tuberías eran fabricadas solamente de hierro. Mientras que hoy en día, estas se fabrican con materiales de diferente grosor como cobre, PVC, plástico u hormigón, por lo tanto, se debe determinar si esa medida tradicional es adecuada utilizarla o medir directamente en milímetros.

En vista de estas diferencias en materiales y medidas, es común que en la fontanería existan tablas de equivalencias para poder calcular los diámetros de las tuberías y roscas que se utilizarán en la obra a realizar. Un ejemplo de ello es que las tuberías se medirán en milímetros, exceptuando las de hierro; por su parte, las roscas serán medidas en pulgadas.

Estos datos que se han especificado con anterioridad, son necesarios al momento de tomar una decisión acertada de cuál medida se ajusta a nuestras necesidades y a la obra de fontanería a realizar. Pero si no estás seguro de ello, contáctanos y confía en nuestra empresa Isurbide para ejecutar ese trabajo de fontanería, porque contamos con un grupo de especialistas y fontaneros con gran experiencia en tecnología de saneamiento.