Atrévete a cambiar la bañera por un plato de ducha

Si has tenido problemas con tu bañera o en el hogar vive una persona mayor, lo mejor y por su seguridad, será quitarla y poner un plato de ducha. Y esto lo puedes conseguir sin apenas ningún tipo de obra a la vez que modernizas tu cuarto de baño. Los fontaneros en Parla Madrid le indican sugerencias

Materiales

Lo más aconsejable es que un plato de ducha esté fabricado con resina de alta calidad para que no se produzcan resbalones, además de contar con medidas que se adaptan a todos los espacios. El proceso para fabricar este material se basa en la mezcla de diferentes resinas que tienen cargas minerales teñidas y naturales, además de muy resistentes y que ofrecen una gran protección a los rayos UV y a las bacterias. Por otra parte es un material que no tiene poros por lo que su mantenimiento y limpieza es muy sencilla. Pueden personalizarse tanto en el diseño como en medidas y se pueden reparar en caso de rotura o de daño.

Alicatado

Si además quieres cambiar el suelo de tu baño, te vamos a dar algunos consejos para ello una vez has instalado tu plato de ducha.

Aunque el alicatado es la solución más efectiva, fácil, durable, sencilla y con una innumerable gama de texturas, colores y diseños, además sin ningún tipo de competencia en cuanto a facilidad a la hora de limpiar y de mantener, hay otros materiales que también ofrecen estilos y tendencias con un diseño muy moderno que pueden llegar a interesarte.

Con el gres porcelánico vas a apostar por la seguridad y resistencia por ser antideslizante, aunque su precio también es muy asequible y existen muchos diseños entre los que elegir, con lo que se ha convertido en uno de los materiales elegidos para pavimentar cocinas y baños.

Los azulejos de cemento son también un forma original de decorar el suelo del cuarto de baño, dándole un toque elegante y ofreciendo un mantenimiento mínimo.

Por otra parte la madera no es el mejor material para solar un baño, aunque por su suavidad, su calidad y su nivel ecológico, cada vez se suele usar más, siempre que se elijan maderas que soporten la humedad perfectamente como la madera de teca o el bambú.