Nuestro Blog

Qué y cuánto es una pulgada en fontanería

Para la realización de trabajos de fontanerías, se requiere tener conocimiento de ciertas medidas; no para complicarse al momento de ejecutar alguna medición sino que es práctico y seguro hacerlo de esa manera. En obras de fontanería, una de esas medidas con más utilidad es la unidad de pulgada.

En tiempos pasados, para medir en pulgadas se utilizaba la primera falange del dedo pulgar; sin embargo, esta medida no era exacta porque no todos los pulgares son iguales convirtiéndose en una medición imprecisa. Tiempo después, se empezó a tomar como referencia la medida inglesa, aunque estaba la española la cual medía menos que la inglesa, es decir, 23.22 milímetros para ser precisos.

De esta forma, se suele indicar que una pulgada equivale a 25.4 milímetros porque el sistema métrico decimal se vino a implantar en España fue en la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, también existen algunos países como Estados Unidos donde esta medida en pulgadas no se implementa, sino que utiliza medidas como pie, yardas o millas. Actualmente, se ha generalizado el uso del sistema métrico, pero no se deja atrás la utilización de las pulgadas, a pesar de ser una medida muy antigua.

Adentrándonos en el tema de la fontanería, la medida de pulgadas está muy vigente en este tipo de trabajos, debido a que los fontaneros la utilizan al referirse a objetos o elementos de diferentes diámetros. Por ello, es necesario tener presente que esta medida se emplea en tuberías cuya medida interior sea de 25.4 milímetros. Ejemplo de esto es que un fontanero puede referirse a una rosca de 1 pulgada a pesar de que su real medida es de 33 milímetros, y lo hace de esta forma porque la relaciona con una tubería que ciertamente mide 25.4 milímetros.

De esta manera, se deben utilizar aquellos materiales que se ajusten a nuestras necesidades, porque la medida de pulgadas fue empleada en el pasado cuando las tuberías eran fabricadas solamente de hierro. Mientras que hoy en día, estas se fabrican con materiales de diferente grosor como cobre, PVC, plástico u hormigón, por lo tanto, se debe determinar si esa medida tradicional es adecuada utilizarla o medir directamente en milímetros.

En vista de estas diferencias en materiales y medidas, es común que en la fontanería existan tablas de equivalencias para poder calcular los diámetros de las tuberías y roscas que se utilizarán en la obra a realizar. Un ejemplo de ello es que las tuberías se medirán en milímetros, exceptuando las de hierro; por su parte, las roscas serán medidas en pulgadas.

Estos datos que se han especificado con anterioridad, son necesarios al momento de tomar una decisión acertada de cuál medida se ajusta a nuestras necesidades y a la obra de fontanería a realizar. Pero si no estás seguro de ello, contáctanos y confía en nuestra empresa Isurbide para ejecutar ese trabajo de fontanería, porque contamos con un grupo de especialistas y fontaneros con gran experiencia en tecnología de saneamiento.

Como bien sabemos el uso de la caldera es mayor en el tiempo de invierno.

Lo primero que se debe de hacer es hacerle una revisión a la caldera para comprobar que no tiene ningún fallo y que todos los botones de la misma se encuentren en su posición. Si cuando la última vez que lo usaste estaba bien ahora también tendrá que estar bien.

Otras de las maneras para comprobar que funciona bien es ducharte con agua caliente.

Una de las averías es cuando no calienta mucho el agua y a veces la reparación necesita de un fontanero.

Otra de las averías que puede haber está en la bomba. Se puede comprobar ya que se escuchan unos ruidos de piezas chocándose. Este ruido será motivo de una reparación o sustitución.

Otro de los problemas sería la válvula de seguridad que está en la caldera y podemos saberlo ya que veremos unas gotas de agua caer o un charco.

Otra de las averías que podemos encontrarnos en una caldera doméstica está en la bajada de presión en una caldera y lo podemos ver porque no está el agua a una temperatura ideal además de que no llega a calentar. Las bajadas de presión vienen por un desajuste que acaecen en los controles y quien lo puede solucionar es un fontanero.

Otra avería es una fuga de humos. Lo veremos por un olor o una señal que aparece en el panel de la caldera. El botón de encendido se bloquea y no se puede encender la caldera o calentar el agua. Es una medida de seguridad que tien la caldera.

Otra aveería más que podemos encontrar y que va a necesitar la revisión de un experto es la bomba de recirculación. Se puede saber esto por la temperatura. En el momento en el que activas la caldera y abres el grifo de la parte caliente la temperatura comienza a subir, se corta y no funciona luego. La bomba se llega a bloquear y hay que revisarla y repararla.

Si llevas tiempo en el que no usas la calefacción en casa y no sale agua caliente o bien ha habido un corte de la compañía de gas o porque ellos tienen averías o por impago…

Otra d elas averías usuales está en el sensor de la temperatura. Aunque puedas ver que sale agua caliente en la pantalla pone un número de temperatura mayor o menor y no puedes cambiarlo. Hay que cambiarlo por otro nuevo y esto es señal de que la caldera está estropeada.

Descubre como limpiar el cuarto de baño sencilla y rápidamente

Limpiar el cuarto de baño puede que sea una de las tareas más desagradables de las labores domésticas, pero sin duda es algo que no se puede postergar, ya que todos los sanitarios, en especial el inodoro, es el lugar ideal para que las bacterias proliferen pudiendo llegar a ser la causa de numerosas infecciones.

De cualquier manera la limpieza del baño no es en realidad tan complicada como parece, ya que no es necesario utilizar tantos productos como se piensa para conseguir un resultado perfecto. Vamos a ver con los conocimientos de fontaneros 24 horas Alcorcon como debe limpiarse cada una de las partes del baño para que queden bien limpias.

Limpieza del lavabo

Ésta suele ser la zona más fácil de limpiar del baño y para que quede perfecto solo se necesitan dos paños de microfibra, un producto limpiador y si hay cal, un producto para eliminarla o un poco de vinagre blanco.

Lo primero que hay que hacer es quitar todos los objetos que se encuentren en el lavabo. Después llenarlo con agua caliente para que se ablande toda la suciedad y una vez se vacíe, aplicar el producto de limpieza elegido. Si es necesario eliminar los malos olores, se puede usar bicarbonato de sodio y después aclarar bien.

Limpieza del inodoro

Aunque esta parte no es muy agradable puede resultar sencilla si se usan los materiales correctos. Vas a necesitar unos guantes, un cepillo, una esponja, un producto de limpieza para inodoros y un spray desinfectante.

Ponte los guantes, tira de la cadena y aplica el producto de limpieza en los bordes y debajo del arco. Frota bien con el cepillo y tira de la cadena de nuevo. Repite todos los pasos hasta que el resultado sea el que deseas. Aplica el spray y pasa por todo el inodoro la esponja, incluida la tapa y pasa un paño bien limpio. Espera a que se seque y ya se puede utilizar.

Limpieza de ducha, bañera y baldosas

Para limpiar la bañera o la ducha usa agentes ácidos de origen natural como el zumo de limón o el vinagre, pero no los uses para limpiar los azulejos ya que pueden estropearse las juntas. Comienza fregando el suelo de la bañera con vinagre o un producto específico que elimine la cal y después enjuaga. Si el desagüe va lento, puedes hacer una mezcla con vinagre y bicarbonato para desatascarlo. Para limpiar los azulejos usa un limpiador multiusos.

Otras zonas del baño

El suelo del cuarto de baño debes fregarlo con desinfectante. Vacía y limpia con un producto desinfectante la papelera y tira los botes y cajas vacías del armario. Para conseguir unos resultados excelentes, se debe repetir el proceso como mínimo una o dos veces a la semana. Además de esta manera la suciedad no podrá acumularse y por tanto resultará más sencilla la limpieza.

Fontaneros Parla este es una gran empresa de fontaneria

Aprende a instalar un fregadero

Si se ha estropeado tu antiguo fregadero o ya está bastante deteriorado y necesitas cambiarlo por otro nuevo, tienes que saber que tú mismo puedes hacer este trabajo si tienes las herramientas necesarias y tienes en cuenta ciertos factores. Hoy los fontaneros baratos Parla te va a dar las instrucciones necesarias para que puedas instalar tu propio fregadero.

Primer paso

Lo primero que hay que hacer es cortar el agua y vaciar muy bien las tuberías. Por norma general, un fregadero no necesita unas cantidades grandes de agua, así que no habrá que vacar mucho. Este primer paso va a consistir principalmente en observar cómo funciona el sistema.

Segundo paso

La ubicación del drenaje y de las tuberías son muy importantes. Y es que el sistema del primero tiene que quedar alineado por completo con el desagüe que tiene el fregadero. Habrá que averiguar cuál es la pared por la que circulan las tuberías y mantener una pendiente de medio centímetro como mínimo por cada 30 centímetros que haya hasta el alcantarillado. La ventilación tiene que tener igual pendiente hacia arriba.

Tercer paso

Antes de colocar en su sitio el fregadero hay que colocar todas las válvulas. Corta las tapas con la ayuda de un cortador especial para tubos y después suelda las válvulas a cada una de las tuberías o apriétalas con una llave. Si las tuberías son de CPVC también podrás pegarlas o bien colocar en ellas un adaptador.

Cuarto paso

Es más sencillo hacer la preinstalación tanto de las tuberías como del grifo antes de instalarlas definitivamente. La tubería que va desde el desagüe hacia abajo tiene que estar al mismo nivel que la zona alta del drenaje, de tal manera que se pueda conectar de manera sencilla. Después apriétala con unos alicates. Los conectores tendrán que tener el tamaño correcto para que no existan fugas. A continuación sólo habrá que conectar el tapón y ya tendrás listo el fregadero para usarlo.

Atrévete a cambiar la bañera por un plato de ducha

Si has tenido problemas con tu bañera o en el hogar vive una persona mayor, lo mejor y por su seguridad, será quitarla y poner un plato de ducha. Y esto lo puedes conseguir sin apenas ningún tipo de obra a la vez que modernizas tu cuarto de baño. Los fontaneros en Parla Madrid le indican sugerencias

Materiales

Lo más aconsejable es que un plato de ducha esté fabricado con resina de alta calidad para que no se produzcan resbalones, además de contar con medidas que se adaptan a todos los espacios. El proceso para fabricar este material se basa en la mezcla de diferentes resinas que tienen cargas minerales teñidas y naturales, además de muy resistentes y que ofrecen una gran protección a los rayos UV y a las bacterias. Por otra parte es un material que no tiene poros por lo que su mantenimiento y limpieza es muy sencilla. Pueden personalizarse tanto en el diseño como en medidas y se pueden reparar en caso de rotura o de daño.

Alicatado

Si además quieres cambiar el suelo de tu baño, te vamos a dar algunos consejos para ello una vez has instalado tu plato de ducha.

Aunque el alicatado es la solución más efectiva, fácil, durable, sencilla y con una innumerable gama de texturas, colores y diseños, además sin ningún tipo de competencia en cuanto a facilidad a la hora de limpiar y de mantener, hay otros materiales que también ofrecen estilos y tendencias con un diseño muy moderno que pueden llegar a interesarte.

Con el gres porcelánico vas a apostar por la seguridad y resistencia por ser antideslizante, aunque su precio también es muy asequible y existen muchos diseños entre los que elegir, con lo que se ha convertido en uno de los materiales elegidos para pavimentar cocinas y baños.

Los azulejos de cemento son también un forma original de decorar el suelo del cuarto de baño, dándole un toque elegante y ofreciendo un mantenimiento mínimo.

Por otra parte la madera no es el mejor material para solar un baño, aunque por su suavidad, su calidad y su nivel ecológico, cada vez se suele usar más, siempre que se elijan maderas que soporten la humedad perfectamente como la madera de teca o el bambú.

Aislar tuberías durante el invierno

Las tuberías son las que se encargar en el hogar de suministrar el agua, por eso es muy importante que la instalación de las mismas esté en un perfecto estado siempre. Lo que sucede es que cuando se encuentran en el interior de una pared, no se puede ser normalmente consciente de cualquier fallo que puedan tener hasta que la avería aparece. De cualquier forma te alegrará saber que hay maneras de cuidar la instalación y de poder prevenir algunos problemas. Por eso vamos a dar algunos consejos sobre el aislamiento de las tuberías que seguramente te van a resultar muy útiles.

Congelación

Si el agua se consigue congelar dentro de las tuberías puede llegar a provocar serios daños en las mismas haciendo incluso que exploten. Las cisternas, accesorios y tubos que están expuestos a temperaturas muy bajas deben ser protegidos. Si las tuberías están debajo del suelo, solo suele necesitarse el aislamiento si pasan por cualquier pared exterior. También hay que prestar especial atención a esos grifos que gotean, puesto que cuando hace frío, el agua puede llegar a congelarse y bloquear su salida.

Al congelarse el agua y convertirse en hielo, se agranda un 10% más aproximadamente y cuando esto sucede, el hielo conseguirá ejercer una presión sobre las paredes de las tuberías haciendo que en numerosas ocasiones, termina rompiéndose. Cuando el agua está congelada no se verá el problema, pero cuando se derrita, se escapará lo que dará lugar a cualquier fuga.

Drenar

En ciertos casos y en los lugares en los que no es necesario durante el invierno un suministro de agua, y la tubería está en el exterior, es probable que primero sea necesario drenarla. Así cuando el verano llegue no habrá ningún tipo de problema.

Aislamiento para tuberías y depósitos de agua

Hoy en día existen materiales para proteger cualquier tipo de tubería, siendo el más común el “tubo de espuma” que se puede adaptar de una manera muy sencillas a las tuberías que haya, pero antes de nada, asegúrate de los detalles dados por el fabricante para que proporcionen la protección que se necesita.

Por otra parte los tanques de agua tienen que quedar aislados por completo. Son numerosos los fabricantes que ofrecen kits para dicho aislamiento que se adaptan a una gran gama de tamaños de tanques, siendo muy importante que la base no se quede aislada, ya que si existe algún tipo de calor que proceda de las estancias de abajo, va a ayudar a reducir cualquier riesgo de sufrir una congelación. Para cualquier aclaracion puede ponerse en contacto con fontaneros economicos Parla